Cimática: Geometrías Sonoras


Imagen extraida de "Die Akustik" - Ernst Chladni


La cimática es la ciencia que estudia como las ondas sonoras interactúan con la materia. Bajo esta premisa de que el sonido es capaz de alterar los cuerpos se fundamentan todas las teorías de la musicoterapia (Uso de la música como remedio de males físicos o psicológicos) pero como siempre, ver es creer y en en este caso, la cimática nos lo permite.

Chladni y los primeros experimentos:
El 1787, el físico, investigador y músico amateur Ernst Florens Friedrich Chladni descubrió que haciendo vibrar una placa metálica, sobre la que previamente se había depositado arena fina, con un arco de violín; la arena se organizaba dibujando patrones geométricos. Así, en función del tono del sonido o de la combinación de varios de ellos, se podía obtener multitud de patrones caracterizados por su simetría y regularidad. Cuando Chladni mostró personalmente al propio Napoleón este hallazgo, le valió una recompensa de 6000 francos que fueron usados para la difusión de su libro "Die Akustik" ,que recogía estos experimentos, y la propia exclamación del emperador con la frase "¡El sonido puede verse!". Gracias a este descubrimiento y otros relacionados con el campo del sonido, Chladni se ha ganado el sobrenombre de "Padre de la acústica".

La explicación física para esto es la siguiente: El arco del violín produce sobre la placa una serie de ondas acústicas, todas de las mismas características, que se propagan por la superficie en todas las direcciones transportando la arena sobre ella. Cuando dos de estas ondas idénticas se encuentran, se anulan (ondas estacionarias), es precisamente en estos puntos donde termina depositándose la arena. La gran variedad de ondas, sus distintas frecuencias y amplitudes terminan por generar esta cantidad de formas diferentes.



Jenny y el nacimiento de la Cimática:
En 1967, el médico suizo Hans Jenny estableció el concepto de cimática y lo dio a conocer en su libro "Cimática: El estudio de los fenómenos ondulatorios" . En este libro recogió de forma escrita y fotográfica los resultados de sus experimentos sobre la influencia de las ondas sonoras en la materia. Para ello inventó el "tonoscopio", un aparato capaz de transmitir ondas acústicas a una superficie vibrante como una membrana o una placa metálica. Sobre esta superficie, Jenny colocó distintas sustancias: arena, limaduras de hierro, agua,... y las sometió a distintas vibraciones. Dependiendo de distintos factores como la sustancia, la frecuencia o amplitud de la onda sonora, obtenía distintos patrones orgánicos. Una de las conclusiones más evidentes a las que llegó es que sonidos graves generaban patrones sencillos y los agudos figuras complejas.

Intentando entroncar con la física cuántica y en especial, con la teoría de de la dualidad onda-corpúsculo (toda materia se puede expresar como una onda y viceversa), Jenny desarrolló la teoría de que la evolución biológica no es más que la forma en la que las ondas interactúan con nuestras células y en concreto con nuestra estructura atómica. Que todos los patrones que existen en la naturaleza no son más que las relaciones entre ondas sonoras y que lo que vemos, es la materialización de la música del universo (Teoría armónica).



Emoto y las manifestaciones del agua
En 1994, unas observaciones al microscopio sirvieron de base para la controvertida teoría del doctor japonés Masaru Emoto. Al tomar agua pura y congelarla, se observó al microscopio que se formaban cristales de hielo hermosos y casi perfectos, en cambio, al tomar agua de rió contaminada, la estructura que presentaba estos cristales era caótica. La teoría de Emoto dice que el agua posee "memoria" que se manifiesta al congelarla y observarla al microscopio. El envase, los pensamientos humanos, el sonido o las palabras afectan a esta "memoria". Así, pensamientos buenos generan cristales hermosos, y los pensamientos malos o negativos, cristales deformes o desestructurados. La única demostración de esta teoría se basa en la experimentación y la observación ya que no existe una ley física que la soporte. En cualquier caso, Emoto también sometió al agua a distintos tipos de música para observar posteriormente su comportamiento. Cuando se la exponía a música de Mozart, el patrón del cristal era regular, en cambio, al someterla a Heavy Metal, el resultado era todo lo contrario.


                                     Cristal Mozart                            Cristal Heavy Metal 


Otras curiosidades:
Alexander Lauterwasser es un fotógrafo alemán que basa su trabajo en los experimentos de Chladni y Jenny fotografiando la superficie del agua cuando por ella discurre distintas ondas sonoras, entre ellas, ondas generadas por música clásica. Todas estas fotografías están recogidas en su libro "Imágenes racionales del agua" . Aquí os dejo una imagen tomada de su web (www.wasserklangbilder.de) de la superficie del agua bajo música de Stockhausen.



Por último, una anécdota: En la capilla Rosslyn (emplazamiento clave de "El Código Da Vinci") situada en Escocia y datada del siglo XV, existe una columna adornada con 213 cajas en cuyas caras hay dibujados patrones geométricos de significado desconocido. Rodeando esta columna, también podemos ver esculturas de ángeles tañendo instrumentos musicales. En 2007, el pianista escocés Thomas Mitchell y su hijo Stuart se percataron que estos dibujos guardaban cierta similitud con los patrones de Chladni. Ante la idea de que estas cajas fueran en realidad una partitura codificada, realizaron el trabajo inverso de desvelar el sonido asociado a cada patrón geométrico. Así, obtuvieron una melodía al que se le unió el acompañamiento de los instrumentos medievales que portaban los ángeles de piedra y que llamaron "El motete de Rosslyn". Aquí traigo el vídeo creado por el propio Stuart Mitchell explicando el proceso de investigación y con el propio motete como acompañamiento musical.



4 comentarios:

  1. VIVO EN UN PAÍS DONDE NADA SUBLIME TIENE IMPORTANCIA,SOY MAESTRO DE MÚSICA,ESTO ENRIQUECE MI TRABAJO PORQUE SIEMPRE HE VISTO LA MÚSICA COMO ESO TAN TRASCENDENTE,GRACIAS POR EL APORTE.

    ResponderEliminar
  2. Es una gran aportación, a mi inquietud por comprender como el sonido se imprime en la materia.
    Gracias

    ResponderEliminar