Acordes con personalidad I




En ocasiones, grandes compositores han roto los dogmas y convencionalismos de la música tonal, see han atrevido a generar sonidos nuevos que no estuvieran limitados por las reglas de la tonalidad y han generado, en algunos ocasiones, acordes tan innovadores que han pasado a la historia de la música. Hoy descubrimos seis de ellos, seis acordes magistrales con nombre propio que seguro os sorprenderán y os ayudarán a descubrir las nuevas sonoridades  del romanticismo tardío y siglo XX.

_________________________________________________________________________________


Acorde Elektra:


E-B-Db-F-Ab

Este acorde aparece por primera vez en la ópera de Richard Strauss de 1909 Elektra. El acorde recibe el nombre de la protagonista de la obra ya que constituye el motivo melódico de la misma. Al igual que ya hizo Wagner en El Anillo del Nibelungo y sus familias de leitmotivs, el tema de Elektra surge de la combinación de los motivos de su padre, Agamenón, y su madre Klytaemnestre. El motivo de Agamenón es tonal y consonante mientras que el de su esposa Klytaemnestra es atonal. En el término medio se encuentra Elektra para quien Strauss reservó el acorde que hoy lleva su nombre. Un acorde bitonal que surge de la superposición del acorde de Mi mayor y Reb Mayor. 


El resultado es, a palabras de Lawrence Kramer, un acorde polimórfico que refleja la monomanía de Elektra en su obsesión de venganza por el asesinato de su padre, a manos de su madre y su amante. Un acorde que durante la obra añade color, se convierte en melodía o realiza funciones armónicas como falsa dominante creando tensiones difícilmente resueltas.


Extracto de la ópera Elektra - R. Strauss



_________________________________________________________________________________


Acorde Farben (Colores)

C-G#-B-E-A

Recibe su nombre la obra compuesta por Arnold Schönberg en 1909. La pieza nº 3 Farben, de las Cinco piezas para Orquesta Op. 16. Como su nombre indica en alemán, la pieza busca el color y la textura a través de la articulación de este acorde. Robin Maconie habla de las relaciones matemáticas del acorde, comparándolo con el teorema de Pitágoras y el triángulo de medidas enteras 3, 4 y 5. Estos mismo son los intervalos, tercera, cuarta y quinta, que configuran el acorde Farben. Este acorde también sería usado por Alban Berg en su ópera Wozzeck.

Extracto de la pieza nº 3 Farben (Transcripción para dos pianos) - A. Schönberg



_________________________________________________________________________________


Acorde Petrushka


A#-C#-F#-E-G-C

Al igual que el acorde Elektra, el acorde Petrushka, surge de la combinación de dos acordes para generar un acorde bitonal. La particularidad es que ambos acordes están separados por un tritono (tres tonos), lo que genera un acorde terriblemente disonante. El acorde se popularizó en el ballet de Stravisky del mismo nombre, Petrushka, donde funciona de leitmotiv de su protagonista. En dicha obra el acorde se sucede de forma arpegiada tocando cada voz cada uno de los acordes matrices, o bien en forma ostinato alternando entre el acorde de Do Mayor y Fa# Mayor. Para oír mejor este acorde podemos acudir al segundo movimiento de los Tres movimientos para piano sobre Petrushka compuestos también por Stravinsky donde se exploran todas las posibilidades de este grupo de notas.

Extracto del segundo movimiento (Chez Pètrouchka) de los tres movimiento sobre Petrushka - I. Stravinsky



_________________________________________________________________________________


Acorde Prometeo


C-F#-Bb-E-A-D

También conocido como acorde Místico, este acorde se hizo popular en la obra de Scriabin, surgiendo de una escala creada por el propio compositor, la escala Prometeo. El uso de esta escala sería lo que identificaría la obra de los últimos años del músico ruso. El acorde tomó relevancia como eje fundamental en su obra Prometeo, el Poema de Fuego, estrenada en 1911. Este acorde esta formado por la superposición de cuartas, en lugar de terceras como en los acordes de la armonía tradicional y en su forma más extendida está configurado por seis notas. La estructura del acorde permite que sea empleado como una falsa dominante. 

Como sabéis, Scriabin era sinestésico y muchas de sus obras están más enfocadas en crear escenas de colores que escenas sonoras. El acorde Prometeo surge después de muchos años de composición y experimentación y producía en el compositor un estado de elevación que se relacionaba con su interés teofísico.


Extracto de la sonata nº 5 - A. Scriabin



_________________________________________________________________________________


Acorde Salomé


A-C#-G-A-A#-F#-A#

Este acorde aparece solamente en los últimos compases de la ópera Salomé de Richard Strauss pero para enfatizar el momento clímax de la obra, el instante en el que Salomé se jacta de haber besado la cabeza cercenada de Jokanaán. Este instante es remarcado por la orquesta con un acorde en sforzando y muy disonante. Un acorde politonal que surge de la combinación de un acorde de La mayor con séptima menor y el acorde de Fa# Mayor.

La primera parte del acorde, el acorde de La mayor con séptima, representa el deseo e intención de Salomé de besar a Jokanaán. Se superpone a este el acorde de Fa# Mayor que simboliza el erotismo y la celebración de su amor. Este acorde es considerado como la la quintaesencia de la decadencia y ha sido definido, entre otros, como el acorde más aborrecible de la música, ya no por su sonido, sino por lo que representa.

Extracto de la escena final de Salomé - R. Strauss



_________________________________________________________________________________


Acorde Tristán


F-B-D#-G#

El acorde Tristán es quizás el más conocido de toda esta serie de acordes y el que más estudios ha suscitado. Fue el primero en aparecer, en pleno Romanticismo, y para su época, fue un acorde rompedor. ¿Quién se atrevería a comenzar una obra con una disonancia? El primer acorde que se escucha en la obertura de la ópera Tristán e Isolda de Wagner es precisamente el acorde que hoy lleva su nombre: el acorde Tristán. Aunque este acorde no fue invención de Wagner, ya que apareció en obras de Chopin o Beethoven, mucho antes, pero sin la importancia y responsabilidad que adquiere en esta ópera.

Es un acorde tan complejo que puede clasificarse de muchas formas según qué notas se tomen como reales y cuáles no y por tanto no puede adscribirse a ninguna tonalidad determinada. Lo que genera en el oyente este acorde es una tensión, la inclusión de un elemento extraño, o acorde errante como definió Schöberg, que Wagner tarda en resolver y dar estabilidad. Robert Erickson explicó el acorde Tristán como "un sonido identificable, una entidad más allá de sus cualidades funcionales en una organización tonal". 

Para Majda Polo Pujadas, este acorde su disonancia prolongada hasta su tardía resolución representa los anhelos y deseos de Tristán e Isolda, cuyo amor, sólo puede conseguirse tras la muerte. Por algunos músicos, este acorde es el precursor de la atonalidad. 

Extracto del preludio de la ópera Tristán e Isolda - R. Wagner



_________________________________________________________________________________


Bibliografía:

-Opera and Modern Culture: Wagner and Strauss de Lawrence Kramer
-Música experimental: de John Cage en adelante de Michael Nyman,Isabel Olid Báez,Oriol
-Musicologia: Musical Knowledge from Plato to John Cage de Robin Maconie
-La Practica del Lenguaje Musical de Josep Jofré i Fradera
-La música del siglo XX de Robert P. Morgan
-Filosofía de la música del futuro: encuentros y desencuentros entre Nietzche, Wagner y        Hanslick de Magda Polo Pujadas
-Richard Strauss: Salome de Derrick Puffett



No hay comentarios:

Publicar un comentario